Dejando atrás aquel infierno.

Por cosas de la vida, le conoció,
sin saberlo, empezó a sentirse afortunado,
por fin alguien, le demostraba amor,
muy temeroso, decidió abrirle su corazón. 

Quiso despojarse de sus escudos,
Abriendo las puertas de su alma,
quedando frágil y vulnerable,
pero dispuesto a amar como nunca antes.

Por aquellas puertas abiertas,
no solo entro ese amor,
con el tiempo se colarían las mentiras,
el dolor y mucha tristeza.

Su inocencia se desvanecía,
y el daño ya era irreparable,
la confianza fue muriendo,
y crecían sus ganas de odiarle. 

Él no quería eso, él no era así,
con la poca fuerza que tenía,
entendió que allí no pertenecía,
y recogió sus pedazos rotos,
dejando atrás aquel infierno,
dejando atrás un alma vacía.

Por: Jeison Acevedo

Espero les guste…

“Recuerda seguirme en el Blog y en mis redes sociales, te lo agradezco mucho”
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: