Ya no estás en mis noches.

Desperté en mitad de la noche,
temblaba, hacía mucho frió,
ya no estaban tus brazos para arroparme,
y había un silencio desgarrador.

Toqué el costado de mi cama,
y tu ausencia se podía sentir,
ya no estaba tu respiración,
tan suave como una canción de cuna. 

Me encontraba solo, pensativo,
ocupando aquella triste habitación,
soñando con tu bella sonrisa,
imaginándome tu angelical mirada.

Letárgico, me posé sobre la ventana,
observé la luna en silencio, y sentí,
alguien más, ya te tenía en sus noches,
bendito y maldito afortunado,
alguien más, dormía con tu calor.

Por: Jeison Acevedo

Espero les guste…

“Recuerda seguirme en el Blog y en mis redes sociales, además, si quieres dejar un comentario y compartir este post, sería estupendo, te lo agradecería mucho”
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: