Por fin despertó.

Solo y acongojado,
se posó bajo la luna,
derrotado y con la mirada perdida,
convencido de que era el fin,
sintiéndose culpable de tu partida,
pensando que ya no valía nada sin ti,
sin embargo, debes saber algo…
A pesar de ese desgarrante dolor,
le bastaron unos cuantos meses,
y un más de lágrimas,
para entender que su felicidad,
no dependía de ti, ni de nadie,
recobró así su libertad,
y volvió a ser independiente,
y aunque hoy te sigue queriendo,
tiene claro lo mucho que vale,
y sabe que merece en oro, lo que pesa.
Y no… No te confundas,
no se trata de narcisismo,
simplemente abrió sus ojos,
y despertó de aquella fantasía,
en la que había aprendido a vivir.

Por: Jeison Acevedo

Espero les guste…

“Recuerda seguirme en el Blog y en mis redes sociales, además, si quieres dejar un comentario y compartir este post, sería estupendo, te lo agradecería mucho”
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: