Una despedida necesaria.

Tu no parabas de mirar el reloj,
su despedida poco te importaba,
sin duda para él, fue un adiós como pocos,
sin duda el mas triste de toda su vida,
con su voz entrecortada y débil,
y conteniendo las lagrimas en sus ojos,
prefirió ser libre a vivir preso de un escaso amor,
él nunca fue importante para ti,
ni sus besos, ni sus ojos, ni sus versos, nada,
solo importaba tu ego, tu persona vacía,
solo te interesaba sentir sin dar nada a cambio,
y en esa despedida, se lo demostraste,
era más importante lo tarde que se te hacía,
la hora que marcaban las manecillas del reloj,
que la persona que estabas a punto de perder,
pero es una pérdida justificada, es decir,
él no podía quedarse, al menos no por nada,
si se quedaba, tu debías entregarle tu corazón,
pero seamos sinceros, no naciste para amar,
él lo sabía, así que prefirió darte un ultimo beso,
un último abrazo, decirte adiós, con dolor,
pero con ganas, ganas de sufrir, ganas de no llorar.

Por: Jeison Acevedo

Espero les guste…

“Recuerda seguirme en el Blog y en mis redes sociales, además, si quieres dejar un comentario y compartir este post, sería estupendo, te lo agradecería mucho”
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: